VITA C500 60 CAPSULAS IVB WELLNESS LAB

VITA C500 60 CAPSULAS IVB WELLNESS LAB

IVB WELLNESS LAB
251038
14,40 €
La vitamina antioxidante con numerosas funciones extras. Entre otras, contribuye en la producción de colágeno, en la regeneración de la Vitamina E y en la absorción del hierro.

 
La vitamina antioxidante con numerosas funciones extras:

Participa en la adecuada producción de colágeno.
Contribuye a la regeneración de la vitamina E.
Contribuye al funcionamiento normal del sis­tema inmunitario.
Participa en la síntesis de neurotransmisores claves para una adecuada función psicológica.
Participa en la formación de L-carnitina, por lo que participa en el adecuado metabolismo energético de las grasas.
Participa en el adecuado metabolismo de detoxificación hepático.
Contribuye al mantenimiento de una adecuada salud articular y dental.
Mejora la absorción del hierro.
La vitamina C, un antioxidante potente y clave en nuestra defensa contra los radicales libres oxidantes. Estos radicales pueden ser generados por la radiación solar, la contaminación ambiental, los nitratos presentes en alimentos como carnes, embutidos, verduras y hortalizas, así como por enfermedades inflamatorias como la diabetes, enfermedades autoinmunes, endometriosis, síndrome del ovario poliquístico o simplemente el proceso natural de envejecimiento a partir de los 25 años.

Todos estos factores contribuyen a la acumulación de sustancias oxidantes en nuestras células. Si no se eliminan adecuadamente del cuerpo, pueden dar lugar a mutaciones en el ADN que afecten la función celular y predispongan a enfermedades.

Ahora bien, la vitamina C no solo actúa como un antioxidante "limpiador", sino que también desempeña funciones clave en tu organismo, como:

Es necesaria para la producción adecuada de colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo humano. Con el paso de los años, la producción de colágeno disminuye, lo que puede provocar la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel, así como afectar la estructura óptima de los huesos, dientes y cartílagos. Esto puede favorecer dolores articulares y alteraciones dentales.
Contribuye a la regeneración de otros antioxidantes importantes como la vitamina E.
Juega un papel clave en la síntesis de hormonas y neurotransmisores, como la adrenalina, noradrenalina y dopamina. Esta última es fundamental para la motivación y el estado de ánimo adecuado.
Es necesaria para el correcto funcionamiento de las enzimas hepáticas implicadas en el metabolismo de hormonas como el cortisol, aldosterona, testosterona, progesterona y estrógenos. De esta manera, la vitamina C permite que el hígado cumpla adecuadamente sus funciones de desintoxicación.
Por último, la vitamina C facilita la producción de L-carnitina en tu cuerpo. La L-carnitina es responsable de transportar los ácidos grasos al interior de las mitocondrias para que sean "quemados" y utilizados como energía. Por lo tanto, niveles adecuados de vitamina C favorecen una óptima oxidación de las grasas.


Vitamina C
La vitamina antioxidante con numerosas funciones extras:

Participa en la adecuada producción de colágeno.
Contribuye a la regeneración de la vitamina E.
Contribuye al funcionamiento normal del sis­tema inmunitario.
Participa en la síntesis de neurotransmisores claves para una adecuada función psicológica.
Participa en la formación de L-carnitina, por lo que participa en el adecuado metabolismo energético de las grasas.
Participa en el adecuado metabolismo de detoxificación hepático.
Contribuye al mantenimiento de una adecuada salud articular y dental.
Mejora la absorción del hierro.
La vitamina C, un antioxidante potente y clave en nuestra defensa contra los radicales libres oxidantes. Estos radicales pueden ser generados por la radiación solar, la contaminación ambiental, los nitratos presentes en alimentos como carnes, embutidos, verduras y hortalizas, así como por enfermedades inflamatorias como la diabetes, enfermedades autoinmunes, endometriosis, síndrome del ovario poliquístico o simplemente el proceso natural de envejecimiento a partir de los 25 años.

Todos estos factores contribuyen a la acumulación de sustancias oxidantes en nuestras células. Si no se eliminan adecuadamente del cuerpo, pueden dar lugar a mutaciones en el ADN que afecten la función celular y predispongan a enfermedades.

Ahora bien, la vitamina C no solo actúa como un antioxidante "limpiador", sino que también desempeña funciones clave en tu organismo, como:

Es necesaria para la producción adecuada de colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo humano. Con el paso de los años, la producción de colágeno disminuye, lo que puede provocar la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel, así como afectar la estructura óptima de los huesos, dientes y cartílagos. Esto puede favorecer dolores articulares y alteraciones dentales.
Contribuye a la regeneración de otros antioxidantes importantes como la vitamina E.

Juega un papel clave en la síntesis de hormonas y neurotransmisores, como la adrenalina, noradrenalina y dopamina. Esta última es fundamental para la motivación y el estado de ánimo adecuado.
Es necesaria para el correcto funcionamiento de las enzimas hepáticas implicadas en el metabolismo de hormonas como el cortisol, aldosterona, testosterona, progesterona y estrógenos. De esta manera, la vitamina C permite que el hígado cumpla adecuadamente sus funciones de desintoxicación.
Por último, la vitamina C facilita la producción de L-carnitina en tu cuerpo. La L-carnitina es responsable de transportar los ácidos grasos al interior de las mitocondrias para que sean "quemados" y utilizados como energía. Por lo tanto, niveles adecuados de vitamina C favorecen una óptima oxidación de las grasas.
Además, la vitamina C puede ser beneficiosa para las personas con problemas de digestión, como la baja producción de ácido gástrico, hipotiroidismo, gastritis atrófica o el uso de medicamentos como los antiinflamatorios no esteroides o los inhibidores de la bomba de protones. En estos casos, la vitamina C puede ayudar al estómago a producir la cantidad suficiente de ácido para una correcta absorción de micronutrientes y proteínas, mejorando así la digestión.

MODO DE USO

Tomar 1 cápsula al día. Puedes tomarla a la hora del día que prefieras, preferiblemente con comida.

La única situación en la que es necesario tomarla sin comida es si la tomas con el fin de aumentar la absorción del fármaco Levotiroxina porque tienes hipotiroidismo. En ese caso es recomendable que tomes la levotiroxina + C-500 + agua y esperes 30-45 minutos para ingerir cualquier alimento, suplemento o fármaco. Así conseguirás optimizar la absorción de la levotiroxina gracias al ambiente acídico que permite crear C-500.


INGREDIENTES

ácido L-ascórbico (vitamina C), agentes de carga (fosfatos de calcio, celulosa microcristalina), cápsula* [agente de recubri- miento (hidroxipropilmetilcelulosa), gelificantes (carragenanos y acetatos de potasio), colorante (carbonato de calcio)], antiaglomerantes (sales magnésicas de ácidos grasos, dióxido de silicio). 
*Componentes de la cápsula
Sin opiniones

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Los clientes que adquirieron este producto también compraron:

Producto añadido a lista de deseos
Consentimiento de cookies